Lección 1 de 0
En Progreso

1.4 : Una exploración más profunda de las 5 etapas del Design Thinking

3 julio, 2022

El pensamiento de diseño es una metodología que proporciona un enfoque basado en soluciones para resolver problemas. Es extremadamente útil cuando se usa para abordar problemas complejos que están mal definidos o desconocidos, porque sirve para comprender las necesidades humanas involucradas, replantear el problema en formas centradas en el ser humano, crear numerosas ideas en sesiones de lluvia de ideas y adoptar un enfoque práctico para prototipos y pruebas. Cuando aprende sobre las cinco etapas del pensamiento de diseño, se empodera para aplicar la metodología a su trabajo y resolver los problemas complejos que ocurren en el mundo que nos rodea, en nuestras empresas, nuestros países e incluso a escala global.

El pensamiento de diseño es un proceso iterativo no lineal que puede tener de tres a siete fases, dependiendo de con quién hable. Nos centramos en el modelo de pensamiento de diseño de cinco etapas propuesto por el Instituto de Diseño Hasso Plattner en Stanford (la d.school) porque son reconocidos mundialmente por la forma en que enseñan y aplican el pensamiento de diseño.

Las cinco etapas del pensamiento de diseño, según el d.school, son:

  • Empatía: investiga las necesidades de tus usuarios.
  • Definir: indique las necesidades y los problemas de sus usuarios.
  • Idear: desafiar supuestos y crear ideas.
  • Prototipo: comience a crear soluciones.
  • Pruebe: pruebe sus soluciones.

¡Profundicemos más en cada uno de estos y echemos un vistazo más de cerca a las cinco etapas del pensamiento de diseño!

1. Etapa 1: Empatía: investiga las necesidades de tus usuarios

Empatizar: la primera fase del pensamiento de diseño, donde su objetivo es obtener una visión real de los usuarios y sus necesidades.

La primera etapa del proceso de pensamiento de diseño le permite obtener una comprensión empática del problema que está tratando de resolver. Consultarás a expertos para obtener más información sobre el área de interés y realizarás observaciones para interactuar y empatizar con tus usuarios. Es posible que también desee sumergirse en el entorno físico de sus usuarios para obtener una comprensión más profunda y personal de los problemas involucrados, así como de sus experiencias y motivaciones. La empatía es crucial para un proceso de diseño centrado en el ser humano, como el pensamiento de diseño, ya que permite a los pensadores del diseño dejar de lado sus propias suposiciones sobre el mundo y obtener una visión real de los usuarios y sus necesidades.

Dependiendo de las limitaciones de tiempo, recopilará una cantidad sustancial de información en esta etapa para utilizarla durante la siguiente. El objetivo principal de la etapa Empathize es desarrollar la mejor comprensión posible de sus usuarios, sus necesidades y los problemas que subyacen al desarrollo del producto o servicio que desea crear.

2. Etapa 2: Definir: indicar las necesidades y los problemas de sus usuarios

Definir: la segunda fase del pensamiento de diseño, donde busca definir el enunciado del problema de una manera centrada en el ser humano.

En la etapa Definir, acumulará la información que ha creado y recopilado durante la etapa Empatizar. Analizará sus observaciones y las sintetizará para definir los problemas centrales que usted y su equipo han identificado hasta este momento. Siempre debe buscar definir el enunciado del problema de una manera centrada en el ser humano al hacer esto.

Por ejemplo, no debe definir el problema como su propio deseo o necesidad de la empresa: “Necesitamos aumentar nuestra participación en el mercado de productos alimenticios entre las adolescentes en un 5%”.

Debe lanzar la declaración del problema desde su percepción de las necesidades de los usuarios: “Las adolescentes necesitan comer alimentos nutritivos para prosperar, estar saludables y crecer”.

La etapa Definir ayudará a los diseñadores de su equipo a reunir grandes ideas para establecer características, funciones y otros elementos para resolver el problema en cuestión o, al menos, permitir que los usuarios resuelvan los problemas por sí mismos con una dificultad mínima. En la etapa Definir, comenzarás a avanzar a la tercera etapa, Idear, donde harás preguntas que te ayudarán a buscar soluciones: “¿Cómo podríamos alentar a las adolescentes a realizar una acción que las beneficie y que también involucre a la alimentación de su empresa? ¿producto o servicio?” por ejemplo.

3. Etapa 3: Idear: desafiar los supuestos y crear ideas

Idear: la tercera fase del pensamiento de diseño, donde identifica soluciones innovadoras para el planteamiento del problema que ha creado.

Durante la tercera etapa del proceso de pensamiento de diseño, los diseñadores están listos para generar ideas. Ha llegado a comprender a sus usuarios y sus necesidades en la etapa Empatizar, y ha analizado y sintetizado sus observaciones en la etapa Definir para crear una declaración de problema centrada en el ser humano. Con esta sólida experiencia, usted y los miembros de su equipo ahora pueden comenzar a “pensar fuera de la caja”, buscar formas alternativas de ver el problema e identificar soluciones innovadoras para el planteamiento del problema que ha creado.

Hay cientos de técnicas de ideación que puede usar en esta etapa: lluvia de ideas, escritura de ideas, la peor idea posible y SCAMPER, ¡solo por nombrar algunas! Las técnicas de lluvia de ideas y de la peor idea posible se utilizan normalmente al comienzo de la etapa de ideación para estimular la libertad de pensamiento y ampliar el espacio del problema. Esto le permite generar tantas ideas como sea posible al inicio de la ideación. Debe elegir otras técnicas de ideación hacia el final de esta etapa para ayudarlo a investigar y probar sus ideas, y elegir las mejores para seguir adelante, ya sea porque parecen resolver el problema o porque proporcionan los elementos necesarios para evitarlo.

4. Etapa 4: Prototipo: comience a crear soluciones

Prototipo: la cuarta fase del pensamiento de diseño, donde el objetivo es identificar la mejor solución posible.

El equipo de diseño ahora producirá una serie de versiones económicas y reducidas del producto (o características específicas que se encuentran dentro del producto) para investigar las soluciones clave generadas en la etapa Idear. Estos prototipos pueden compartirse y probarse dentro del propio equipo, en otros departamentos o en un pequeño grupo de personas ajenas al equipo de diseño.

Esta es una fase experimental, y el objetivo es identificar la mejor solución posible para cada uno de los problemas identificados durante las tres primeras etapas. Las soluciones se implementan dentro de los prototipos y, una a una, se investigan y luego se aceptan, mejoran o rechazan en función de las experiencias de los usuarios.

Al final de la etapa de Prototipo, el equipo de diseño tendrá una mejor idea de las limitaciones inherentes al producto y los problemas que enfrenta. También tendrán una visión más clara de cómo se comportarían, pensarían y sentirían los usuarios reales cuando interactuaran con el producto final.

5. Etapa 5: Prueba: prueba tus soluciones

Prueba: la quinta (pero no necesariamente la última) fase del pensamiento de diseño, en la que se prueban las soluciones para obtener una comprensión profunda del producto y sus usuarios.

Los diseñadores o evaluadores prueban rigurosamente el producto completo utilizando las mejores soluciones identificadas en la etapa de Prototipo. Esta es la etapa final del modelo de cinco etapas; sin embargo, en un proceso iterativo como el pensamiento de diseño, los resultados generados se utilizan a menudo para redefinir uno o más problemas adicionales. Este mayor nivel de comprensión puede servir para ayudarlo a investigar las condiciones de uso y cómo las personas piensan, se comportan y sienten hacia el producto, e incluso lo llevan a retroceder a una etapa anterior en el proceso de pensamiento de diseño. A continuación, puede continuar con más iteraciones y realizar modificaciones y refinamientos para descartar soluciones alternativas. El objetivo final es obtener un conocimiento lo más profundo posible del producto y sus usuarios.

¿Sabía que el Design Thinking es un proceso no lineal?

Aquí describimos un proceso de pensamiento de diseño directo y lineal, en el que una etapa aparentemente conduce a la siguiente con una conclusión lógica en las pruebas de usuario. Sin embargo, en la práctica, el proceso se lleva a cabo de una manera más flexible y no lineal. Por ejemplo, diferentes grupos dentro del equipo de diseño pueden llevar a cabo más de una etapa al mismo tiempo, o los diseñadores pueden recopilar información y prototipos a lo largo de cada etapa del proyecto para dar vida a sus ideas y visualizar las soluciones del problema a medida que avanzan. Además, los resultados de la etapa de prueba pueden revelar nuevos conocimientos sobre los usuarios que conducen a otra sesión de lluvia de ideas (Idear) o al desarrollo de nuevos prototipos (Prototipo).

Es importante tener en cuenta que las cinco etapas del pensamiento de diseño no siempre son secuenciales. No tienen que seguir un orden específico y, a menudo, pueden ocurrir en paralelo o repetirse iterativamente. Las etapas deben entenderse como diferentes modos que contribuyen a todo el proyecto de diseño, en lugar de pasos secuenciales.

El pensamiento de diseño no debe verse como un enfoque concreto e inflexible del diseño; las etapas componentes identificadas deben servir como guía para las actividades que lleve a cabo. Las etapas pueden cambiarse, realizarse simultáneamente o repetirse varias veces para obtener los conocimientos más puros e informativos sobre sus usuarios, ampliar el espacio de la solución y concentrarse en las mejores soluciones posibles.

Este es uno de los principales beneficios del modelo de cinco etapas. El conocimiento adquirido en las últimas etapas del proceso puede retroalimentar e informar las repeticiones de etapas anteriores. La información se utiliza continuamente tanto para informar la comprensión del problema y los espacios de solución, como para redefinir el problema en sí. Esto crea un ciclo perpetuo, en el que los diseñadores continúan obteniendo nuevos conocimientos, desarrollan nuevas formas de ver el producto (o servicio) y sus posibles usos y desarrollan una comprensión mucho más profunda de sus usuarios y los problemas que enfrentan.