Lección 1 de 0
En Progreso

2.4 : 9 formas de convertirse en un diseñador más empático

3 julio, 2022

La empatía requiere que dejemos de lado a propósito nuestro aprendizaje, cultura, conocimiento, opiniones y visión del mundo para comprender cómo otras personas experimentan las cosas. Requiere un fuerte sentido de imaginación, manojos de humildad y una mayor conciencia de las necesidades, deseos, motivaciones y metas de otras personas. Si hay una desconexión entre usted y sus usuarios, puede invertir dinero en el hecho de que su proyecto de diseño no progresará sin problemas. Por lo tanto, ya es hora de que todos nos demos cuenta de cuán empáticos somos realmente como diseñadores para ayudarnos a ser más efectivos en el diseño de soluciones que realmente resuelvan los problemas de nuestros usuarios.

“El gran regalo de los seres humanos es que tenemos el poder de la empatía”.

—Meryl Streep

La empatía es una cualidad innata en todas las personas, y lo oirá decir mucho en el mundo del diseño, especialmente en lo que respecta al proceso del pensamiento de diseño. Sin embargo, ser un diseñador empático no es tan simple como parece. Esto se debe a que estamos capacitados, ya sea conscientemente en nuestras escuelas o lugares de trabajo, o inconscientemente a partir de nuestras experiencias anteriores, para formar juicios y opiniones sobre los demás, en lugar de absorber y comprender los datos en bruto que brindan.

Afortunadamente para nosotros, podemos mejorar nuestras habilidades básicas de empatía de muchas maneras para ser más efectivos en la comprensión de los demás, no solo como diseñador sino como persona en general. Cuando combinamos ciertas cualidades y características que inicialmente pueden parecer no relacionadas, podemos desarrollar un enfoque más empático para diseñar proyectos y aprender a relacionarnos eficazmente con los demás a lo largo del proceso. Es clave que tenga en cuenta estas cualidades y rasgos, y aprenda a desarrollarlos para formar una comprensión profunda y genuina de sus usuarios.

1. Abandona tu ego

La mayoría de nosotros tenemos una tendencia a afirmarnos cuando interactuamos con la gente. Esto no solo resulta en una imposición sobre los demás, sino que también muestra que estamos más preocupados por nuestra propia situación que por las necesidades y preocupaciones de los demás. Esta visión egocéntrica de las cosas abunda en nuestras instituciones educativas y lugares de trabajo; desde que somos pequeños, se nos enseña a ser firmes en nuestras opiniones y pensamientos.

Sin embargo, cuando interactúas con las personas con las que buscas empatizar, necesitas domesticar y dejar de lado tu ego. Debe tomar conciencia de que el objetivo principal del diseño es generar empatía; debe apuntar a comprender y experimentar los sentimientos de los demás, establecer relaciones con las personas y encontrar soluciones a sus problemas. Para lograr esto, deberá cambiar su comportamiento para no sopesar su opinión con la de los demás o tratar de probar sus propios puntos. Requiere que dejes tu ego en la puerta y seas de mente abierta y cordial cuando se trata de las opiniones de otras personas.

2. Adopta la humildad

Cuando adoptamos la humildad, tenemos el poder de elevar el valor de los demás por encima del nuestro, y esto naturalmente mejora nuestra capacidad de empatizar con nuestros usuarios. Se necesita mucho coraje para admitir sus propias deficiencias, pero es necesario si desea avanzar y desarrollar una verdadera empatía dentro de un proceso de diseño. Por ejemplo, está perfectamente bien decir que todavía no sabes lo que estás haciendo o hacia dónde te diriges. ¡Desea tomarse el tiempo para comprender qué es lo correcto para sus usuarios, en lugar de solo para usted después de todo!

Es más, a medida que el liderazgo en diseño se vuelve cada vez más frecuente, la humildad se vuelve aún más importante. Los líderes de diseño que tienen un fuerte sentido de humildad están dispuestos a admitir sus propias deficiencias y abandonar ideas preconcebidas por el bien del proyecto en general, no solo por su propio bien.

3. Sea un buen oyente

Es probable que ya sepa escuchar, pero ¿sabe cómo ser un buen oyente? Si desea comprender y empatizar con sus usuarios, deberá escucharlos y escucharlos con atención. Algunos consejos sobre cómo convertirse en un buen oyente (¡o incluso en un gran oyente!) Son los siguientes:

  • Escuche no solo con sus oídos sino con todos sus sentidos.
  • Esté presente y atento en todo momento. No dejes que tu mente o tu mirada divaguen.
  • Observe lo que se dice y cómo se dice.
  • Elija activamente bloquear sus voces internas y permita que la voz de la otra persona resuene.
  • Controle su tendencia natural y espere hasta que la otra persona haya terminado de hablar antes de formarse una opinión.
  • No pienses ni expreses tu respuesta hasta que la otra persona haya terminado de hablar.

A medida que toma en cuenta todos estos consejos, descubrirá que desarrolla un sentido de escucha más agudo, que descubre significados, sentimientos y experiencias más profundos.

¿Se clasifica a sí mismo como un buen oyente? Es una habilidad esencial que debe dominar si desea realizar una investigación empática efectiva, ¡así que asegúrese de tener sus habilidades de escucha en el punto!

4. Perfeccione sus habilidades de observación

Las habilidades de observación agudas lo ayudarán a aprovechar su capacidad auditiva recientemente mejorada y ayudarán a desarrollar aún más empatía hacia sus usuarios. Mientras observa a los usuarios, asegúrese de captar sus comportamientos, indicaciones sutiles, expresiones no verbales, lenguaje corporal y entornos. Cuando combine sus habilidades de escucha y observación, comenzará a experimentar la gama completa de sensaciones que los demás sienten dentro de su contexto y, por lo tanto, comenzará a tener una experiencia empática más profunda y significativa. Si tiene un negocio en línea, por ejemplo, convierta en una prioridad tener reuniones por video en lugar de solo llamadas de voz. Esto asegurará que no pierda señales de observación vitales que podrían ayudarlo a sentir empatía con sus colegas o clientes, por ejemplo, su lenguaje corporal o su entorno.

Recuerde : muchas veces, lo que dicen nuestros usuarios es solo una fracción de la historia completa. Cuando perfeccionamos nuestras habilidades de observación, podemos llenar muchos de los vacíos, guiarnos hacia una comprensión más profunda de sus experiencias y diseñar soluciones que realmente satisfagan sus necesidades.

“Lo que la gente dice, lo que hace y lo que dice que hace son cosas completamente diferentes”.

– Margaret Mead

5. Comprender el lenguaje corporal

No solo debemos tener una gran conciencia del lenguaje corporal de nuestros usuarios , también debemos vigilar cómo nuestro propio lenguaje corporal establece el escenario para la confianza y el compromiso entre nosotros y las personas que observamos o entrevistamos. Esta es una habilidad que viene con la práctica y, por lo tanto, debemos practicarla. A veces, el lenguaje corporal puede ser tan sutil que los mensajes que envían nuestras cejas, hombros o manos, así como los cambios sutiles en nuestro tono de voz, solo pueden ser visibles para lectores experimentados del lenguaje corporal.

Si desea conectarse e interactuar con sus usuarios en un nivel más profundo, deberá elevar sus habilidades de conciencia del lenguaje corporal a un nivel comparable. Para lograr esto, debes:

  • Familiarízate con el lenguaje corporal, las señales corporales, las expresiones faciales, las entonaciones de voz y los significados positivos y negativos detrás de ellas.
  • Lea sobre los matices sutiles en la comunicación: cambio de tono, pausas en el habla y la tendencia a saltarse puntos, por ejemplo.
  • Entrénate para escuchar lo que no se dice para ayudarte a comprender lo que se evita o se oculta.
  • Sea consciente de cuándo necesita fomentar una mayor expresión o dirigir la conversación en una dirección más beneficiosa.
  • Aprenda qué preguntar y cómo hacerlo, y averigüe cuándo la persona está lista para que le pregunten.

Nuestro lenguaje corporal a menudo dice mucho más sobre nosotros mismos que lo que decimos verbalmente. Es un gran “detector de mentiras” en muchos aspectos.

6. Cuida de los demás

Uno de los impulsores importantes detrás de nuestra capacidad de empatizar con las personas es preocuparnos por los demás. Cuando tenga una preocupación genuina sobre el estado en el que se encuentran otras personas, descubrirá que tiene un deseo ardiente de superar sus propias necesidades y deseos en un intento de comprender, ayudar, nutrir y brindar asistencia a los demás .

“A nadie le importa cuánto sabes, hasta que sepan cuánto te preocupas”.

-Theodore Roosevelt

Incluso si no se considera la persona más cariñosa del mundo, hay cosas que puede hacer para desarrollar un sentido de cuidado y una profunda preocupación por otras personas:

  • Pasa tiempo con gente cariñosa. Busque personas con mucha empatía y pase mucho tiempo con ellas. Observe cómo reaccionan ante las situaciones de los demás y por qué sienten empatía por determinadas personas. ¡Pronto verás cómo se contagian sus maneras empáticas!
  • Ajusta tu radar de empatía. Sea consciente de cómo las personas experimentan el dolor en su vida diaria. Observe cómo un colega se molesta cuando intenta ajustar la posición de la silla de su escritorio, por ejemplo, o cómo los miembros de la familia se despiden entre lágrimas mientras se separan en un aeropuerto o estación de tren. Incluso concéntrate en lo que experimentan las personas en la televisión o en lo que sienten los personajes en el libro que estás leyendo actualmente. A medida que preste atención a estas cosas, su empatía será más natural cuando llegue el momento de interactuar con sus usuarios.

7. Tenga curiosidad por su gente

Como diseñadores, naturalmente somos seres bastante curiosos, y debes aprovechar este sentido innato de curiosidad para ayudarte a participar en una investigación empática. Al hacer esto, descubrirá que no solo es fácil sino también extremadamente gratificante aprender qué motiva a las personas.

Moraleja de la historia : ¡no temas pedirle a la gente que explique sus experiencias o cómo se sienten! Es la forma más directa de entender a otras personas, pero lamentablemente también es el método menos utilizado. No se encontrará con rudeza o invasión, solo tiene curiosidad por sus experiencias y quiere profundizar en áreas inesperadas, descubrir nuevos conocimientos y explorar todos los aspectos de su vida. ¡Quiere diseñar soluciones que realmente satisfagan sus necesidades! De esta forma, la curiosidad te ayudará a exponer la información más importante para resolver problemas de manera efectiva.

“¿Qué pasa al borde del mar, papá?” Los niños son curiosos por naturaleza y nosotros como diseñadores también. Asegúrese de aprovechar esta curiosidad natural para ayudarlo a explorar el mundo de sus usuarios.

8. Sea sincero con sus intenciones

Nada mata más la empatía que la falta de sinceridad. Algo que definitivamente no querrás hacer es acercarte a personas con una agenda superficial, un complejo de superioridad o una mentalidad que pueda socavar tu sincera intención de comprender profundamente sus experiencias. ¡Esto colocará una barrera muy incómoda entre usted y aquellos a quienes busca entender!

Debe tratar de evitar cualquier suposición de que las personas necesitan su ayuda y, en cambio, abordarlas con la certeza de que se beneficiará mucho más si busca comprenderlas profundamente. Después de todo, sus soluciones existirán para satisfacer sus necesidades, y su trabajo no estará completo a menos que primero comprenda adecuadamente y gane empatía con sus usuarios.

9. Sumérjase en el contexto de sus usuarios

Por último, pero no menos importante, está la inmersión. De hecho, esta es la forma más eficaz de ganar empatía con sus usuarios: se sumerge en el contexto de sus usuarios y obtiene una experiencia directa de sus vidas, contextos, entornos y actividades.

Debe tomarse un tiempo para adoptar el papel de las personas para las que desea diseñar soluciones (su grupo de usuarios objetivo) y experimentar lo que atraviesan de primera mano. Esto le permitirá ver lo que ven, sentir lo que sienten y, en última instancia, obtener la máxima empatía con sus usuarios y su situación.