Lección 1 de 0
En Progreso

3.3 : La ley de la significación: Gestalt y diseño web

5 diciembre, 2022

Explotar la tendencia humana a identificar grupos de ciertos elementos visuales como formas completas con significado.

Aplicación de las leyes

A lo largo de nuestras vidas, almacenamos información sobre el mundo que influye en lo que vemos. Al interactuar y navegar con nuestro entorno, gradualmente adquirimos recuerdos y representaciones mentales de objetos, escenas completas y cualquier otro elemento visual. Estos recuerdos y representaciones mentales se estimulan cuando vemos patrones visuales que son similares o que recuerdan algún evento o experiencia anterior. La estimulación de un patrón existente de actividad neuronal por una instancia nueva y similar se conoce como reconocimiento. Los gestaltistas identificaron el poder de la significación o la familiaridad en el proceso de reconocimiento; refiriéndose a este fenómeno perceptivo como la “Ley de la familiaridad”. Los diseñadores web deben adoptar la ley de familiaridad con los usuarios directos

La percepción humana no es un proceso directo de formar una impresión fotográfica del mundo y elegir con qué parte interactuar; en cambio, nuestra visión está sesgada por la experiencia previa, nuestras metas y objetivos, y el grado en que la información visual coincide con una representación mental existente almacenada en la memoria a largo plazo. Cada movimiento que hacemos está dictado por nuestros propósitos y objetivos actuales; cuando queremos hacer un café, movemos nuestros ojos hacia el armario derecho, caminamos, formamos nuestra mano para agarrar el asa, echamos el brazo hacia atrás, cambiamos de agarre para levantar la jarra de café, y así sucesivamente. Todas estas acciones se basan en información de nuestro entorno, como nuestra distancia del armario, la forma de la manija de la puerta y el tamaño del frasco. Por lo tanto, mientras nuestras intenciones dirigen el comportamiento, las acciones que elegimos están mediadas por información del mundo exterior. Por ello, es importante que la información visual sea coherente con nuestros objetivos y nos permita identificar los elementos significativos y útiles cuando sea necesario.

Significado y reconocimiento

A través de la experiencia formamos representaciones mentales de diferentes objetos, figuras, animales y cualquier otra forma bidimensional o tridimensional. Estas representaciones mentales se pueden aplicar de una situación a otra, ya sea consciente o inconscientemente.

La estimulación inconsciente de una representación mental existente se conoce como reconocimiento , que es un tipo de proceso de memoria que ocurre cuando un patrón neuronal asociado con un evento anterior (por ejemplo, ver a un perro) es excitado por una nueva instancia similar (por ejemplo, ver a otro perro). ). Con el tiempo, estos patrones neuronales se vuelven cada vez más “ cableados ”, lo que nos hace particularmente sensibles a la estimulación de nuevas instancias que solo pueden tener un pequeño parecido con la representación mental existente. Por ejemplo, a menudo vemos caras en objetos inanimados, como manijas de puertas y parachoques de automóviles. Esto suele ocurrir cuando el objeto (s) consta de dos componentes en la parte superior, como puntos, con un componente más ancho debajo, como una línea.

La importancia de la significación

Los primeros psicólogos de la Gestalt, como Max Wertheimer, fueron testigos del efecto de la organización perceptiva en la forma en que agrupamos los elementos visuales para formar objetos, imágenes o escenas “completos” significativos. El sesgo perceptivo para agrupar elementos de esta manera se conoce como la “Ley de la Significancia” o la “Ley de la Familiaridad”.

La percepción humana está “programada” para convertir la información visual que se envía al cerebro, a través de los ojos, en un flujo significativo. Sin esta capacidad, el mundo siempre sería desconocido; obligándonos a reencontrarnos cada vez que abrimos los ojos e intentamos interactuar con nuestro entorno. La ley de la significación reconoce el sesgo generador de formas que sustenta la conversión de la información visual en un flujo significativo.

Por “generación de formas” nos referimos a la capacidad perceptiva de combinar elementos para formar objetos completos que pueden usarse o tener significado. Por ejemplo, una lata de coca en una mesa es una serie de curvas, líneas, colores y formas, además de información ambiental como luces y sombras. El sistema visual luego combina estos diferentes elementos para crear nuestra percepción de un recipiente para beber que se puede agarrar y “levantar”.

Cuando la combinación de elementos nos resulta familiar, nuestra percepción de la forma significativa es inmediata. Los elementos que comúnmente aparecen juntos estimularán una representación mental existente; conduciendo a un reconocimiento instantáneo. Además, cuando elementos desconocidos estimulan una representación mental fuerte, el reconocimiento puede ser igualmente instantáneo. Por ejemplo, mientras que el logotipo de espn.com, que se ve a la izquierda y a la derecha de la imagen de arriba, se compone de formas desconocidas (debido al tachado que recorre el centro del logotipo), ya que forman un patrón familiar (letras), estamos capaz de identificar instantáneamente el significado (es decir, el logo de ESPN).